« Todos los artículos

Obsesión religiosa: cuando el TOC se mezcla con la religión y la fe

Muchas personas piensan erróneamente que el Trastorno Obsesivo-Compulsivo (TOC) es sólo una condición en la que las personas se lavan las manos excesivamente o revisan las cerraduras de las puertas repetidamente. En realidad hay muchos subtipos de TOC. En esta serie en curso, Kevin Foss, MFT del Centro de Trastornos Obsesivos Compulsivos de Los Ángeles discute la Escrupulosidad, en la cual el TOC de un individuo se enfoca en temas de religión, moral y ética. Primera parte de una serie de cuatro partes.

TOC de escrupulosidad

Los que tienen escrúpulos experimentan profundos sentimientos de ansiedad y culpa relacionados con la religión, la moral y la ética.

Una de las primeras referencias documentadas sobre el [Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC)]((https://ocdla.com/whatisocd/) fue en un sermón de 1691 del Obispo John Moore de Norwich en el que hablaba de hombres y mujeres que estaban abrumados por pensamientos no deseados y atormentados por sentimientos de culpa y vergüenza por lo que describía como “melancolía religiosa”. Los sacerdotes habían empezado a notar que algunos feligreses asistían a la confesión varias veces al día, y confesando repetidamente los mismos pecados y defectos que temían que resultaran en el juicio divino y la condenación eterna. Su penitencia y absolución sólo les daría un fugaz vistazo de paz, y entonces sus miedos volverían a rugir.

En retrospectiva, ahora sabemos que este fervor religioso obsesivo es una manifestación del TOC conocido como Escrupulosidad. Las personas de varias religiones en todo el mundo son perseguidas por sentimientos de duda, culpa y ansiedad que los atormentan atacando lo que más aprecian: su fe. La escrupulosidad es una forma de TOC en la que la principal ansiedad del enfermo es el miedo a ser culpable de un fracaso religioso, moral o ético. Los afligidos por la escrupulosidad temen que su esfuerzo por vivir de acuerdo a sus valores espirituales no sólo no es lo suficientemente bueno, sino que es una violación directa de Dios.

Por qué la escrupulosidad es diferente de otras formas de TOC

Algunas variaciones del TOC, aunque son dolorosas y confusas para quienes sufren sus efectos, se centran en pensamientos que están muy alejados de los valores, creencias y carácter del individuo. Por ejemplo, el maestro con TOC de daño que teme que de alguna manera se convertirá en un asesino en masa, o el estudiante con TOC gay (también conocido como TOC de orientación sexual o HOCD) que constantemente cuestiona su orientación sexual, puede en algún momento reconocer que el enfoque de sus obsesiones están totalmente en desacuerdo con lo que son, con sus verdaderos valores y creencias.

Pero esto no es así para los escrupulosos, ya que dirían que no hay nada más central para ellos, de hecho, nada que defina con mayor claridad el propósito principal de su vida, que sus creencias espirituales y prácticas religiosas. Para aquellos que sufren de escrupulosidad, el contenido de sus pensamientos golpea dolorosamente cerca de casa. Para empeorar las cosas, en muchas religiones, desafiar la doctrina o el cuerpo de creencias puede verse como desafiar la fe misma y un acto de apostasía.

Una pregunta que surge repetidamente al evaluar a los clientes por escrupulosidad es algo como esto: “¿Cómo sé que lo que estoy experimentando es escrupulosidad, y no un pecado real, o falta de fe, o incluso un ataque demoníaco?” La respuesta a esta pregunta radica en la intensidad del enfoque del cliente en el perfeccionismo. Hay una diferencia significativa entre sentirse convencido de su fe y perseguir sus creencias, en lugar de dedicar una enorme cantidad de tiempo y energía a seguir perfectamente algunas reglas o doctrinas específicas, mientras se hace la vista gorda ante otras que en realidad pueden ser más importantes.

Por otro lado … ¿Por qué la escrupulosidad es igual a otras formas de TOC?

Si bien la escrupulosidad puede parecer al principio muy diferente de la presentación tradicional del TOC, aquellos con obsesiones religiosas, morales y éticas experimentan el mismo ciclo obsesivo compulsivo que otros con TOC: obsesión, ansiedad, compulsión y alivio / refuerzo.

Los desencadenantes de la escrupulosidad pueden ser cualquier pensamiento, imagen, sentimiento, lugar, persona, etc., que provoque una obsesión. Por ejemplo, ver a una persona atractiva en la iglesia puede resultar en pensamientos sexuales, que a su vez desencadenan un deseo obsesivo de “deshacer” ese pensamiento en un esfuerzo por ser puro, santo y limpio. Si el individuo escrupuloso sostiene una creencia exagerada de que los pensamientos lujuriosos en sí mismos y por sí mismos resultarán automáticamente en la condenación eterna, el ciclo comienza.

Como en todas las formas de TOC, los pensamientos obsesivos en la escrupulosidad a menudo toman la forma de preguntas del tipo “¿Y si …?”, Tales como “¿y si simplemente pequé?” O “¿y si realmente no creo en Dios”? En algunos casos, los pensamientos pueden ser de naturaleza algo más irracional, como “¿y si con solo mirar a esa mujer, accidentalmente acariciara sus pechos? En lugar de reconocer el pensamiento por lo que es (solo un pensamiento), quien lo sufre responde como si fuera un hecho.

Síntomas de escrupulosidad

Aquellos que sufren con escrupulosidad tienen estrictos estándares de perfección religiosa, moral y ética. Por ejemplo, si se muestran en blanco y negro, ciertos pasajes de la Biblia y otros textos religiosos pueden llevar consigo intensas cargas de condena. Al tener una visión estricta de estos versículos religiosos, el que sufre de escrupulosidad experimenta no solo una intensa culpa, sino también ansiedad por la amenaza del castigo eterno por haber violado los preceptos religiosos. Sin haber elegido experimentar estas obsesiones (los pensamientos del TOC son intrusivos y no deseados), el individuo que experimenta la escrupulosidad siente una necesidad abrumadora de tomar cualquier acción compulsiva que ofrezca la promesa de alivio.

Obsesiones comunes en la escrupulosidad

Las obsesiones pueden incluir cualquier pensamiento o imagen mental que el individuo experimente como evidencia de un fracaso religioso, moral o ético, incluyendo:

  • Pensamientos repetitivos sobre haber cometido un pecado.
  • Preocupación exagerada por la posibilidad de haber cometido blasfemia
  • Miedo excesivo de haber ofendido a Dios
  • Enfoque excesivo en la perfección religiosa, moral y / o ética.
  • Miedo excesivo de no mostrar la debida devoción a Dios
  • Miedos repetidos de ir al infierno / condenación eterna
  • Preocupación de que el comportamiento de uno condenará a un ser querido al infierno
  • Pensamientos sexuales no deseados sobre Dios, Jesús o una figura religiosa como un sacerdote
  • Imágenes mentales no deseadas como Satanás, 666, infierno, sexo con Cristo, etc.
  • Miedo excesivo a haber actuado en contra de la moral, los valores o la ética personales.

Compulsiones comunes en la escrupulosidad

Para el individuo con escrupulosidad, las compulsiones pueden definirse como cualquier pensamiento o comportamiento intencional realizado en un esfuerzo por neutralizar o reducir el sentimiento de culpa, dolor y ansiedad del individuo. Como todas las formas de TOC, las compulsiones en la escrupulosidad se pueden clasificar en cuatro tipos:

  • Compulsiones conductuales manifiestas
  • Conductas de evitación
  • Comportamientos que buscan tranquilidad
  • Compulsiones mentales

Para algunos con escrupulosidad, su compulsión puede ser confesar repetidamente algo que han hecho o pensado. Algunos incluso pueden confesar a pesar de no haber hecho o pensado realmente algo que perciben como “inaceptable”, básicamente confesando “por si acaso”. Para otros, lavarse las manos o ducharse varias veces (¡o varios cientos de veces!) Puede ser una forma de limpiar el alma en sentido figurado. Asimismo, evitar desencadenantes específicos, como lugares de culto, ceremonias religiosas o disciplinas, es a menudo una táctica compulsiva empleada en un esfuerzo por evitar la posibilidad de culpa y ansiedad. Paradójicamente, estos esfuerzos casi siempre aumentan los sentimientos no deseados. Al igual que con cualquier compulsión, el alivio momentáneo obtenido es suficiente para reforzar el pensamiento obsesivo y continuar el ciclo del TOC.

Las compulsiones comunes pueden incluir:

  • Confesión repetida y ritualizada (a figuras religiosas como sacerdotes, ancianos de la iglesia y / o amigos y familiares)
  • Búsqueda de tranquilidad sobre comportamientos y pensamientos relacionados con la religión, la moral, la ética o los valores.
  • Oración y / o lectura excesiva y ritualizada de la Biblia u otros textos religiosos.
  • Repetir versículos específicos de la Biblia u otros textos religiosos (ya sea en voz alta o en silencio)
  • Revisar mentalmente actos y / o pensamientos pasados en un esfuerzo por probarse a sí mismo que uno no ha cometido un pecado o actuado de una manera que su interpretación es inmoral o poco ética o contraria a la fe.
  • Comportamientos de “deshacer” ritualizados para contrarrestar los pecados y transgresiones percibidos
  • Actos excesivos de autosacrificio (es decir, regalar cantidades relativamente grandes de dinero o posesiones terrenales)
  • Evitar situaciones en las que uno teme la aparición de obsesiones relacionadas con cuestiones de fe (es decir, iglesia, templo, mezquita, oraciones, películas con temas diabólicos, citas)
  • Evitar ciertos objetos que uno asocia con la inmoralidad o el pecado (es decir, cierta ropa, ciertos números)
  • Hacer tratos con Dios para evitar la condenación eterna (o simplemente para reducir la ansiedad y el malestar actual)

Tratamiento de la escrupulosidad

El tratamiento de la escrupulosidad puede ser difícil, ya que requiere que los pacientes se arriesguen desafiando sus miedos. Como ocurre con todas las formas de TOC, el método más eficaz para tratar la escrupulosidad es la terapia cognitivo-conductual basada en la atención plena , con un fuerte énfasis en la prevención de exposición y respuesta (ERP) . Este enfoque de tratamiento se centra en tres técnicas principales:

  • Mindfulness: ayudar al cliente a aprender a aceptar voluntariamente la existencia de pensamientos no deseados, sin reaccionar de forma exagerada ante ellos con conductas compulsivas y evitativas.
  • Reestructuración cognitiva: en la que el cliente aprende a desafiar de manera eficaz y constante la precisión y la importancia de sus pensamientos distorsionados y no deseados.
  • Terapia conductual: con énfasis en la prevención de exposición y respuesta (ERP), una técnica en la que el cliente experimenta intencionalmente los pensamientos y situaciones que producen ansiedad y desencadenan sus episodios de TOC, sin realizar ningún comportamiento compulsivo o evitativo. Una variante de ERP llamada exposición imaginal también puede ser extremadamente útil para desafiar las obsesiones por la escrupulosidad. El ERP puede ser doloroso, ya que requiere que el cliente se sienta como si estuviera haciendo algo sacrílego o peligroso para su fe. Pero a largo plazo, ERP ayuda al cliente a reducir sus respuestas compulsivas y evitativas no deseadas, y le permite vivir su fe libremente y con más autenticidad.

Escrupulosidad entre religiones

Vale la pena señalar que la escrupulosidad no es parcial a ninguna religión, sino que la costumbre ajusta su mensaje de duda a las creencias y prácticas específicas de la víctima. Además, la adherencia estricta a los principios de varias religiones puede en ocasiones inhibir el progreso del tratamiento. Los siguientes son algunos ejemplos de cómo la escrupulosidad puede manifestarse en algunos sistemas de creencias y cómo el tratamiento puede verse comprometido debido a una interpretación demasiado estricta de las enseñanzas religiosas. Esto no pretende ser una lista exhaustiva, sino más bien para proporcionar al lector una comprensión básica de cómo la adherencia excesivamente estricta a los artículos de fe puede complicar la experiencia y el tratamiento de la escrupulosidad.

cristiandad

El catolicismo y el cristianismo protestante comparten los mensajes del Nuevo Testamento de pureza y adherencia a varias leyes y doctrinas que, para muchos, resultan dolorosas y aparentemente imposibles de cumplir en su totalidad. Por ejemplo, en el Evangelio según San Mateo, verso 5:28, Jesús dice: “Les digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón”. Si ampliamos esto a hombres y mujeres, homosexuales y heterosexuales, el mensaje es que nunca debemos tener pensamientos sexuales con nadie más que con nuestro cónyuge, lo cual es casi imposible.

judaísmo

Los libros de leyes del judaísmo contienen 613 mandamientos individuales, y cualquier ley puede ser un obstáculo para alguien con escrupulosidad. Además, el judaísmo tiene una fuerte tradición de ser tanto intelectual como espiritual en su práctica y experiencia. Muchos consideran que discutir sobre la interpretación y plantear preguntas es parte del proceso de encontrar el camino “verdadero” de la fe. Como tal, aceptar la ambigüedad, que es un principio central de la terapia cognitivo-conductual basada en la atención plena, puede verse como una afrenta a la fe misma.

islam

Como muchas otras religiones, la teología islámica incluye a “Shaytán”, un personaje diabólico que sirve como un “susurrador” de pensamientos dudosos que anima a hombres y mujeres a pecar. Las personas de todas las religiones, incluido el Islam, experimentan pensamientos intrusivos que los hacen sentir incómodos y pueden intentar suprimir estos pensamientos no deseados. Pero lo que nos viene a la cabeza está en gran medida fuera de nuestro control, y los intentos de suprimir el pensamiento están condenados al fracaso. Dicho esto, pedirle a un musulmán escrupuloso que permita que las palabras de Shaytán permanezcan en sus pensamientos, o que se aproxime intencionalmente a algunos de los susurros, puede interpretarse como un asalto a su fe.

Mormonismo

Al igual que otras formas de cristianismo, los mormones experimentan un fuerte sentido de obligación de mantener la “pureza”. El libro de Alma, versículo 12:14 señala: “Nuestras palabras nos condenarán, sí, todas nuestras obras nos condenarán… y nuestros pensamientos también nos condenarán”. Por lo tanto, un mormón escrupuloso no solo lucha incansablemente para controlar sus acciones, sino que incluso sus pensamientos los “condenarán”. De hecho, nuestra experiencia en el tratamiento de clientes mormones ha demostrado que la supresión del pensamiento puede ser un impedimento significativo para el progreso. Por lo tanto, ayudar a un mormón con escrupulosidad a aprender a permitir y aceptar la presencia inevitable de pensamientos no deseados puede ser todo un desafío.

Espiritualidad de la nueva era

Algunos creen que evitar la religión organizada convencional y adoptar prácticas de la “Nueva Era” puede ayudar a forjar una conexión espiritual sin los requisitos o rituales de las religiones tradicionales. Pero la espiritualidad “alternativa” presenta sus propios desafíos para aquellos con escrupulosidad. El secreto y otras filosofías de la Nueva Era apoyan el “pensamiento positivo” y la “ley de la atracción” como una forma de atraer literalmente la riqueza y crear la vida que uno desea. Hemos tratado a numerosos clientes que creen en los principios propuestos en estas filosofías y que simplemente no están dispuestos a someterse a CBT. Ellos creen que crear y experimentar intencionalmente pensamientos no deseados creará la misma energía por la cual estos pensamientos se harán realidad.

Para aquellos con escrupulosidad, el tratamiento puede ser delicado. El terapeuta debe crear un ambiente acogedor y sensible para que la persona escrupulosa desafíe sus pensamientos distorsionados, sin infringir la base percibida de sus creencias religiosas. En resumen, la terapia eficaz debe desafiar la importancia y el significado de aspectos específicos de su fe con el fin de honrar y preservar su creencia general. El tratamiento con un psicoterapeuta que se especializa en terapia cognitivo-conductual basada en la atención plena para el TOC y que comprende este equilibrio es fundamental. Del mismo modo, educar al terapeuta sobre las complejidades de la fe específica de uno ayudará a los que sufren de escrupulosidad a desafiar más apropiadamente su TOC mientras también se sienten confiados en sus creencias. Las próximas entregas de esta serie explorarán estos temas, así como las técnicas específicas utilizadas en el tratamiento de la escrupulosidad.

Kevin Foss, MFT, _es un psicoterapeuta con licencia en el OCD Center de Los Ángeles , una clínica ambulatoria privada que se especializa en Terapia Cognitivo-Conductual (TCC) para el tratamiento del Trastorno Obsesivo-Compulsivo (TOC) y condiciones relacionadas.

Le podría interesar

¿Usted desea mejorar la traducción de un artículo? Contáctame