« Todos los artículos

Diez cosas que necesita saber para superar el TOC

Por Fred Penzel, Ph.D. (Director ejecutivo de Western Suffolk Psychological Services en Huntington, Long Island, Nueva York)

He participado activamente en el tratamiento del TOC desde 1982 y he tratado más de 850 casos del trastorno. Durante ese tiempo, he llegado a muchas comprensiones valiosas que creo que son herramientas importantes para cualquiera que planee enfrentar este trastorno. Armar este tipo de lista siempre parece arbitrario en términos de qué incluir, pero basta con decir que, sin embargo, se presenta, hay cierto cuerpo de información que puede hacer que los intentos de recuperación de cualquier persona sean más efectivos.

Algunos de estos puntos pueden parecer obvios, pero siempre me ha parecido notable la poca información que se considera que poseen mis nuevos pacientes, que por lo demás son personas inteligentes e informadas, al entrar en terapia.

Es posible que no le gusten algunas de las cosas de esta lista, ya que es posible que no sean lo que desea escuchar. No es necesario que te gusten. Sin embargo, si desea cambiar, deberá aceptarlos. Los conceptos de cambio y aceptación van de la mano y se definen entre sí. Hay algunas cosas que podrá cambiar y otras tendrá que aceptar. Es importante discriminar entre los dos, para no terminar desviando tus esfuerzos.

Mi lista es la siguiente:

1. El TOC es crónico

Esto significa que es como tener asma o diabetes. Puede controlarlo y recuperarse pero, en la actualidad, no existe cura. Es un potencial que siempre estará ahí en segundo plano, incluso si ya no está afectando tu vida. El pensamiento actual es que probablemente sea de origen genético, y no está dentro de nuestro alcance actual tratar a ese nivel. Las cosas que tendrá que hacer para tratarlo realmente lo controlan, y si no aprende a usarlas de manera efectiva a lo largo de su vida, correrá el riesgo de recaer. Esto significa que si no utiliza las herramientas proporcionadas en la terapia cognitivo-conductual o si deja de tomar su medicación (en la mayoría de los casos), pronto se verá acorralado por los síntomas una vez más.

2. Dos de las principales características del TOC son la duda y la culpa

Si bien no se comprende por qué esto es así, se consideran características del trastorno. A menos que los comprenda, no podrá comprender el TOC. En el siglo XIX, el TOC se conocía como la “enfermedad de la duda”. El TOC puede hacer que un paciente dude incluso de las cosas más básicas sobre sí mismo, los demás o el mundo en el que viven. He visto pacientes que dudan de su sexualidad, su cordura, sus percepciones, si son o no responsables de la seguridad de los extraños. la probabilidad de que se conviertan en asesinos, etc. Incluso he visto pacientes que tienen dudas sobre si estaban vivos o no. La duda es una de las cualidades más enloquecedoras del TOC. Puede anular incluso la inteligencia más aguda. Es una duda que no se puede apagar. La duda se eleva al más alto poder. Es lo que hace que los enfermos comprueben las cosas cientos de veces o se hagan un sinfín de preguntas a sí mismos oa los demás. Incluso cuando se encuentra una respuesta, es posible que solo permanezca durante varios minutos, solo para escabullirse como si nunca hubiera estado allí. Solo cuando los enfermos reconocen la inutilidad de intentar resolver esta duda, pueden comenzar a progresar.

La culpa es otra parte insoportable del trastorno. Es bastante fácil hacer que las personas con TOC se sientan culpables por casi cualquier cosa, ya que muchos de ellos ya tienen un excedente. A menudo se sienten responsables de cosas que nadie se haría cargo.

3. Aunque puede resistirse a realizar una compulsión, no puede negarse a tener un pensamiento obsesivo

Las obsesiones son eventos mentales generados bioquímicamente que parecen parecerse a los propios pensamientos reales, pero no lo son. Uno de mis pacientes solía referirse a ellos como “Mis pensamientos sintéticos”. Son como billetes falsos para los reales, o como fruta de cera para la fruta real. Como eventos bioquímicos, no pueden simplemente apagarse a voluntad. Los estudios sobre la supresión del pensamiento han demostrado que cuanto más intente no pensar en algo, más terminará pensando en ello de manera paradójica. El verdadero truco para lidiar con las obsesiones que me gusta decirles a mis pacientes es: “Si quieres pensar menos en ello, piénsalo más”. Tampoco puedes huir o evitar los miedos resultantes de tus obsesiones. El miedo también se origina en la mente y, para recuperarse, es importante aceptar que no hay escapatoria. Hay que afrontar los miedos. Las personas con TOC no permanecen con las cosas que temen el tiempo suficiente para saber la verdad, es decir, que sus miedos son injustificados y que la ansiedad se habría ido de todos modos por sí sola, sin una compulsión o actividad neutralizante.

4. La terapia cognitivo-conductual es la mejor forma de tratamiento para el TOC

La terapia cognitivo-conductual (TCC) se considera la mejor forma de tratamiento para el TOC. Se cree que el TOC es un problema de origen genético con componentes conductuales y no de origen psicológico. La terapia de conversación ordinaria, por lo tanto, no será de mucha ayuda. Nunca se ha demostrado que repasar eventos pasados de tu vida o tratar de averiguar en qué se equivocaron tus padres al criarte, alivia los síntomas del TOC. Otras formas de tratamiento conductual, como el entrenamiento de relajación o la interrupción del pensamiento (golpear una banda elástica contra su muñeca y decirse la palabra “Alto” cuando tiene un pensamiento obsesivo) tampoco ayudan. El tipo de terapia conductual que ha demostrado ser más eficaz para el TOC se conoce como prevención de exposición y respuesta (ERP o E&RP).

E&RP consiste en enfrentar gradualmente sus pensamientos y situaciones de miedo mientras se resiste a la realización de compulsiones. El objetivo es permanecer en lo que sea que lo ponga ansioso para que desarrolle tolerancia por el pensamiento o la situación, y aprenda que, si no toma medidas de protección, no sucederá nada en absoluto. Las personas con TOC no permanecen el tiempo suficiente en situaciones temidas para conocer la verdad. Intento que mis pacientes se queden con cosas espantosas hasta el punto en que se instala una especie de fatiga con el tema. Nuestro objetivo es desgastar el pensamiento. Les digo: “No pueden aburrirse y asustarse al mismo tiempo”. Aunque enfrentar estos pensamientos puede provocar un cierto grado de ansiedad a corto plazo, la TCC y la ERP son muy seguras y sustancialmente efectivas para aliviar los síntomas. un período de semanas y meses.

Las compulsiones también son parte del sistema y deben eliminarse para que ocurra el proceso de recuperación. Hay dos cosas que tienden a mantener las compulsiones. Una es que, al hacerlas, la víctima se convence aún más de la realidad de sus obsesiones y luego se ve obligada a hacer más compulsiones. La otra es que el hábito también hace que algunas personas sigan haciendo compulsiones, a veces mucho después de que se olvida el punto de hacerlo. El componente cognitivo de la TCC te enseña a cuestionar la probabilidad de que tus miedos se hagan realidad (siempre muy baja o prácticamente nula) y a desafiar su lógica subyacente (siempre irracional y, a veces, incluso extraña).

5. Si bien la medicación es una ayuda, no es un tratamiento completo en sí mismo.

Es la naturaleza humana querer siempre soluciones rápidas, fáciles y sencillas a los problemas de la vida. Si bien a todas las personas con TOC les gustaría que hubiera una bala medicinal mágica para eliminar sus síntomas, realmente no existe tal cosa en este momento. Los medicamentos no son el tratamiento “perfecto”; sin embargo, son un tratamiento “bastante bueno”. En términos generales, si puede conseguir una reducción de los síntomas del 60 al 70 por ciento, se considera un buen resultado. Por supuesto, siempre hay unos pocos que pueden decir que sus síntomas se aliviaron por completo con un medicamento en particular. Son la excepción más que la regla. La gente siempre me pregunta: “¿Cuál es el mejor fármaco para el TOC?” Mi respuesta es: “El que mejor funcione para ti”. Tengo un dicho sobre los medicamentos: “Todo funciona para alguien, pero nada funciona para todos”. El hecho de que un medicamento en particular haya funcionado para alguien que usted conoce no significa que funcione para usted.

Depender únicamente de los medicamentos probablemente signifique que todos sus síntomas no se aliviarán y que siempre será vulnerable a una recaída sustancial si los interrumpe. Los estudios de interrupción (en los que aquellos que solo habían tomado medicamentos acordaron dejarlos) han demostrado tasas de recaída extremadamente altas. Esto se debe a que las drogas no son una cura, sino más bien un control. Incluso cuando estén funcionando bien, cuando deje de tomarlos, su química pronto volverá (generalmente en unas pocas semanas) a su estado anterior poco saludable. Los medicamentos son extremadamente útiles como parte de un tratamiento integral junto con la TCC. De hecho, deberían considerarse como una herramienta para ayudarle a realizar la terapia. Te dan una ventaja al reducir los niveles de obsesión y ansiedad. Si bien las personas con TOC leve pueden recuperarse con frecuencia sin el uso de medicamentos, la mayoría de los pacientes los necesitarán para tener éxito. Un problema desafortunado con los medicamentos es el estigma que se les atribuye. Tener que usarlos no significa que seas más débil que los demás, solo que esto es lo que tu química particular requiere para que tengas éxito. No siempre puedes luchar contra tu propia química cerebral sin ayuda. El uso de drogas psiquiátricas tampoco significa que esté “loco”. Las personas con TOC no están locas, delirantes ni desorientadas. Cuando se alivian sus síntomas, son tan funcionales como cualquier otra persona.

6. No puede ni debe depender de la ayuda de otros para controlar su ansiedad o para recuperarse.

Para empezar, y lo más obvio, siempre estás contigo. Si llega a depender de los demás para manejar su ansiedad tranquilizándolo, respondiendo a sus preguntas, tocando cosas por usted o participando en sus rituales, ¿qué hará cuando no estén cerca? Supongo que probablemente quedará inmovilizado e indefenso. Lo mismo es cierto si solo trabajas en tu tarea de terapia cuando otros te están regañando o recordándote. Nadie puede querer que te recuperes más que tú. Si su motivación es tan pobre que no puede continuar por su cuenta (asumiendo que no está sufriendo también de un caso de depresión no tratado), entonces no habrá aprendido nada sobre lo que se necesita para recuperarse del TOC. Como se mencionó al principio, dado que el TOC es crónico, tendrá que aprender a manejarlo a lo largo de su vida. Dado que puede encontrarse solo en cualquier momento, de manera impredecible, siempre tendrá que ser completamente independiente en su gestión.

7. El objetivo de cualquier buen tratamiento es enseñarle a convertirse en su propio terapeuta.

De acuerdo con el último punto, un buen tratamiento cognitivo conductual debe tener como objetivo brindarle las herramientas necesarias para manejar sus síntomas de manera efectiva. A medida que avanza la terapia, la responsabilidad de dirigir su tratamiento debe pasar gradualmente de su terapeuta a usted. Mientras que el terapeuta puede comenzar dándote tareas diseñadas para ayudarte a enfrentar y superar tus miedos, eventualmente deberías aprender a detectar situaciones difíciles por tu cuenta y darte tareas desafiantes para hacer. Este será un modelo de cómo necesitará manejar las cosas a lo largo de su vida.

8. No puede confiar en su propia intuición para decidir cómo lidiar con el TOC

Al usar su intuición para lidiar con lo que las obsesiones pueden estar diciendo, hay una cosa con la que siempre puede contar: siempre lo llevará en la dirección equivocada. Es natural querer escapar o evitar aquello que te da miedo. Es instintivo. Realmente me sorprende lo común que es esto. Esto puede estar bien cuando se enfrenta a un perro feroz o un asaltante enojado, pero, dado que el miedo en el TOC es el resultado de pensamientos recurrentes dentro de su cabeza, no se puede escapar. El escape momentáneo del miedo que las compulsiones hacen que los necios confíen en ellas. Si bien las compulsiones comienzan como una solución, pronto se convierten en el principal problema en sí, ya que comienzan a apoderarse de su vida. Las personas con TOC nunca permanecen con lo que temen el tiempo suficiente para descubrir que lo que temen no es cierto. Solo haciendo lo contrario de lo que le dice el instinto podrá averiguarlo.

9. Recuperarse lleva tiempo

¿Cuánto tiempo se tarda? Siempre que sea necesario para un individuo determinado. Hablando por experiencia, diría que el caso promedio de TOC sin complicaciones tarda de seis a doce meses en completarse con éxito. Si los síntomas son graves, si la persona trabaja a un ritmo lento o si también hay otros problemas, puede llevar más tiempo. Además, algunas personas necesitan trabajar en la rehabilitación de sus vidas después de que el TOC esté bajo control. El TOC a largo plazo puede afectar gravemente la capacidad de vida de una persona. Puede que haya pasado mucho tiempo desde que socializaron, tuvieron un trabajo o hicieron las tareas domésticas diarias, etc. Algunas personas nunca han hecho estas cosas. Volver a estas actividades puede aumentar el tiempo que lleva terminar el tratamiento.

Independientemente del tiempo que lleve, es crucial llevar el proceso hasta el final. No existe la “recuperación parcial”. Aquellos que creen que pueden asumir solo aquellos síntomas con los que se sienten cómodos enfrentando pronto se encuentran de nuevo en el punto de partida. Los síntomas no tratados tienen una forma de expandirse para llenar el espacio dejado por aquellos que han sido aliviados. Al explicar esto a mis pacientes, lo comparo con someterse a una cirugía de cáncer. Les pregunto: “¿Quisieran que el cirujano se lo quitara todo o que dejara algo?” O, dicho de otra manera, no es un juego en el que puedas simplemente abandonar a mitad de camino con tus ganancias y esperar conservarlas.

10. La recaída es un riesgo potencial que debe protegerse contra

Siempre ha sido uno de mis dichos favoritos: “Mejorarse es el 50 por ciento del trabajo y mantenerse bien es el otro 50 por ciento”. De hecho, hemos vuelto al punto # 1, que nos dice que el TOC es crónico. Esto nos dice que, aunque no existe una cura, puede recuperarse con éxito y vivir una vida no diferente a la de otras personas. Una vez que una persona llega al punto de recuperación, hay varias cosas que deben tenerse en cuenta para que se mantenga así. Como se menciona en el Punto # 7, el objetivo de la terapia adecuada es enseñar a las personas a convertirse en sus propios terapeutas. Les da las herramientas para lograrlo. Una de estas herramientas es el conocimiento de que las situaciones temidas ya no se pueden evitar. El principio operativo general es que, por lo tanto, las obsesiones siempre deben enfrentarse de inmediato y todas las compulsiones deben resistirse. Cuando se ve que las personas recaen, generalmente es porque evitaron un miedo obsesivo que luego se les salió de las manos porque continuaron realizando compulsiones. Otra causa puede ser que una persona crea que se ha curado y deje de tomar la medicación sin decírselo a nadie. Desafortunadamente, el cerebro no se repara a sí mismo mientras toma medicamentos, por lo que cuando se retiran los medicamentos, la química vuelve a su estado disfuncional anterior. Finalmente, algunas personas pueden haber completado completamente su tratamiento, pero se han olvidado de decirle a su terapeuta todos sus síntomas, o de lo contrario no llegaron tan lejos como debían para enfrentar y superar las cosas en las que trabajaron. Al buscar tratamiento para el TOC, es vital hacer todo lo posible para abordar todos sus síntomas, a fin de estar preparado para lo que pueda encontrar en el futuro.

Es vital recordar que nadie es perfecto, ni nadie puede recuperarse perfectamente. Incluso en recuperaciones bien mantenidas, las personas ocasionalmente pueden cometer un desliz y olvidar lo que se supone que deben estar haciendo. Afortunadamente, siempre hay otra oportunidad de volver a exponerse y, por lo tanto, en lugar de que una persona se golpee y se rebaje, pronto podrá recuperar el equilibrio si vuelve a encarrilarse de inmediato girando nuevamente y enfrentando lo que se teme y luego no hacer compulsiones.

Finalmente, debido a que la salud es el resultado de vivir en un estado de equilibrio, es de suma importancia, después de la terapia, vivir una vida equilibrada, con suficiente sueño, dieta y ejercicio adecuados, relaciones sociales y trabajo productivo de algún tipo.

_Fred Penzel, Ph.D. es un psicólogo con licencia que se ha especializado en el tratamiento del TOC y trastornos relacionados desde 1982. Es el director ejecutivo de Western Suffolk Psychological Services, un grupo de tratamiento privado que se especializa en TOC y problemas obsesivo-compulsivos relacionados, y es miembro fundador de la Junta Asesora Científica de OCF. Se puede encontrar más trabajo de Fred en su sitio web . El Dr. Penzel es el autor de “Trastornos obsesivo-compulsivos: una guía completa para recuperarse y mantenerse bien”, un libro de autoayuda que cubre el TOC y otros trastornos del espectro obsesivo-compulsivo.

Le podría interesar

¿Usted desea mejorar la traducción de un artículo? Contáctame